PANZA LLENA, FRONTERA CONTENTA

Columnista invitado Kevin Dirienso Poter

Periodista

IG: @kevindpoter
https://linktr.ee/kevindpoter

PANZA LLENA, FRONTERA CONTENTA

Hace poco fui testigo del aniversario de Chuí, una fiesta impresionante que reunió muchas almas con el fin de pasar un buen rato, comer algo rico y escuchar música.

Columnista invitado Kevin Dirienso Poter
Periodista
IG: @kevindpoter
https://linktr.ee/kevin

Los festivales son eso: una excusa para la unión, para el compartir, que tan importante y tan bien nos hace como seres humanos. Siempre digo que la región, la frontera tiene un encanto particular y muy sólido para quien viene de afuera. En este caso, Chuy-Chuí comparten y se diferencian en muchas cosas, pero en conexión funcionan como una amalgama de culturas impresionante y que es, justamente, en los festivales cuando se da rienda suelta a ese crisol de razas.

Fue el pasado viernes 11 y durante el sábado 12, cuando nuevamente la frontera se vistió de gala para celebrar la segunda edición del Festival Internacional del Baurú, este exquisito plato que enamora por estos lares. Para lxs desconocidos en el tema, el Baurú es un sándwich muy popular de la cocina brasileña. Se trata de un sándwich inventado por Casimiro Pinto Neto, apodado «Baurú» en referencia a su ciudad natal y que pese a presentar diferencias en su receta original, es furor entre los comensales que lo eligen día a día en la frontera para saciar su hambre con un gran mimo gastronómico.

Durante mi cobertura del aniversario de Chuí, escribía lo importante que son los festivales para esta frontera, no solo por el entretenimiento, no solo para los locales, sino para recibir al turista. Los eventos reúnen y generan un intercambio cultural para las personas y por demás económico para todos los emprendedores que fueron parte con sus carritos de comida o sus puestos de artesanías, libros y productos ofrecidos. La fiesta se vivió, se sintió y se disfruto.

Desde temprano el transito se vio afectado a la altura del Casino, ya que atravesando la frontera el escenario se dejaba ver junto a los gazebos y los puestos. La tarde del viernes fue el puntapié para esta celebración que conglomero a miles de almas dispuestas no solo a disfrutar, sino a comer rico en alguna de las opciones ofrecidas. Porque pese a ser el día del Baurú, hubo espacio para los panchos, los choris, los creps, la picaña y hasta para las pizzas. Mientras los artistas iban dejando su huella en el escenario, el público iba paseando entre los puestos y lxs niñxs disfrutaban de un sector especialmente dedicado a ellxs con inflables, camas elásticas y juegos ofrecidos por el SESC Chuí.

La primera jornada de este Festival Internacional termino alrededor de las 3 de la madrugada con The La Planta como atracción principal. El clima acompaño a las familias que se acercaron y no solo se fueron con la panza llena de la intersección de la Av. Internacional, Antonio Fossati y Rua Costa Rica. Sin embargo, el verdadero plato fuerte y gigante era el sábado.

Así fue como el sábado 12, las calles se volvieron a llenar de olor a leña, música y transeúntes que se preparaban para disfrutar una hermosa jornada. Lo sucedido el segundo y último día del festival fue impresionante. No solo por la cantidad de público que se acerco, sino por ese clima festivo que acompaño cada segundo desde las 12 hs. del mediodía hasta las casi 3 de la mañana nuevamente.

Como plato fuerte y central de esta segunda edición, se preparó el Baurú gigante que es un nuevo record en cuanto a tamaño y sabor. Además, de la cantidad de artistas que se presentaron en el escenario, teniendo a Larbanois Carrero como centro de atracción. Asimismo, durante esta jornada de cierre se entregaron los premios a los mejores baurú del Festival, resultando ganadores en primer lugar Pyrumalus, en segundo lugar Papos Lanches, en tercer lugar Marina Sosa y en cuarto lugar Paulinho Lanches.

También, fue el tiempo de la entrega de premios de la carrera de Running propuesta desde la Dirección de Deportes de la Intendencia de Rocha y de las palabras del prefeito de Chuí y del alcalde de Chuy, quienes en su trabajo binacional lograron dos grandes días y noches de celebración plena, con este exquisito plato como excusa para reunir a la comunidad.

El cierre fue a toda orquesta y dejo al público con ganas de más, y para ello habrá que esperar al año próximo donde la tercera edición de este festival tendrá lugar. Para cerrar repito lo dicho: ¡Qué bien le hacen a la región celebraciones de este tipo!. Una excusa bárbara para juntarse, compartir, dejarle un rédito económico a los emprendedores que día a día llenan la frontera de ricos platos y lindos productos.

Nos volvimos a casa con la panza llena y el corazón explotado de sabor.