ANALISIS DEL ACADEMICO LEO HARARI


“Estados Unidos es el que agrega el dramatismo y el que dice ´va a haber guerra´” entre Rusia y Ucrania, señaló el analista Leo Harari

En el prolongado conflicto en torno a Rusia y Ucrania “estamos viendo la búsqueda de la recuperación del liderazgo norteamericano a partir del único organismo internacional que realmente manejan”, la OTAN, mientras la alianza ruso-china expresa “un reordenamiento del mundo, un nuevo orden en el cual China acepta que no le queda más remedio que posicionarse”, explicó el analista y académico Leo Harari en Nada Que Perder de M24.

Harari reseñó antecedentes históricos e hitos más recientes de las relaciones entre Rusia y Ucrania, países con un tronco milenario común, al punto que aproximadamente “30%” de la población ucraniana se siente parte de la nación rusa, y subrayó el factor de la ofensiva occidental empujada desde Estados Unidos (EEUU) hacia las fronteras exsoviéticas a partir de 1991.

La OTAN es el verdadero tema acá, la OTAN y la búsqueda de un liderazgo americano, de recuperarlo”, caracterizó respecto de este conflicto geopolítico y recordó que esta organización, en principio política y luego fundamentalmente militar fundada en Washington en 1949, “nace como un pacto de defensa de lo que llama el ´Atlántico Norte´, defensa europea por fuerzas armadas norteamericanas al fin de la (Segunda) Guerra; el único que no es del continente europeo es EEUU y Canadá», precisó.

«En mi opinión es el único organismo internacional en el cual todavía los americanos pueden decir que tienen liderazgo real, el comandante en jefe es siempre un norteamericano, la mayor parte del armamento también, de los estándares, de la tecnología militar; y (sus otros Estados miembros) han demostrado que cuando no les queda más remedio actúan de acuerdo a sus estatutos, por eso la OTAN acompaña la invasión a Afganistán, aunque lo hacen de manera realmente simbólica, dolorosamente tienen víctimas también pero van de a 200, 300 soldados cuando los americanos mandan miles”, anotó.

“Creo que en este momento, lo que estamos viendo es realmente la búsqueda de la recuperación del liderazgo norteamericano, a partir del único organismo internacional que realmente manejan” dado que “en Naciones Unidas el Consejo de Seguridad queda neutralizado por el poder de veto de Rusia y China, y el G7, el G20 se ocupan de finanzas y de problemas más bien técnicos; el único organismo en el que pueden pisar fuerte es la OTAN, y eso lo sabe (Vladimir) Putin también, que está con una mentalidad de cerco, porque lo han cercado: desde 1991 hasta ahora, primero las exrepúblicas soviéticas se independizan, algunas de ellas; a la Federación Rusa le quedan unas 11 y Rusia”, entre las cuales “hay algunos países ricos, y todos con recursos naturales bastante importantes”.

“Entonces no queda más en el piso político internacional que la OTAN para que EEUU mande; la prueba es que cuando empiezan en estas últimas semanas las negociaciones” en torno al conjunto de factores internacionales comprendidos en el conflicto de la frontera ruso-ucraniana, “la primera reunión para el tema la hacen Antony Blinken, secretario de Estado norteamericano, y Serguéi Lavrov, ministro de Relaciones Internacionales ruso, sin invitar a los europeos, ni siquiera a los ucranianos (…); recién después de las reunión (Joe) Biden llama por teléfono a sus amigotes (Emmanuel) Macron, (Olaf) Scholz, y Boris Johnson particularmente; pero queda ahí, en mi opinión, el tablero planteado: es una tirada de fuerza en la que pareciera ser que EEUU es el que agrega el dramatismo a todo esto (…) y es EEUU el que dice ´va a haber guerra, va a haber guerra´”, indicó; y luego alertó: “se parece muchísimo al asunto de las ´armas de destrucción masiva´” que según la propaganda estadounidense, británica y occidental tenía el gobierno iraquí del Partido Baaz encabezado por Sadam Huseín. 

En setiembre de 2002, inmediatamente después de los atentados con aviones contra las Torres Gemelas en Nueva York y la sede del Pentágono en Virginia, “Colin Powell, el secretario de Defensa norteamericano” aparecía “en una foto” señalando “dos rayitas blanquitas” mientras decía: “¿ven, ven?, ahí está la prueba de que tienen armas de destrucción masiva; nadie, ni él mismo lo creía, pero les sirvió de excusa” para invadir a Irak, “y ahora este tema de que puede haber guerra sirve de excusa para poner entre la espada y la pared a sus socios de la OTAN para que se jueguen también”, esta vez contra Rusia, pese a que “Europa no quiere la guerra, no le sirve para nada”; y además “deben estar bastante cansados de que las guerras pasen en su propio territorio” mientras “EEUU la mira desde el otro lado del Atlántico; el peligro está dentro de Europa”, apuntó Harari.

Añadió que una variable “fundamental” del conflicto de la OTAN con Rusia es que “casi un tercio de la energía”, del gas que consume Europa occidental “viene por los gasoductos desde Rusia, atravesando ya sea Ucrania o con el Nord Stream 2 bajo el (Mar) Báltico”, siendo éste objeto reiterado de veto y rechazo de EEUU como opción para Europa occidental.

“Nadie gana en esa guerra, excepto el complejo militar-industrial, que siempre gana en las guerras”, recordó el entrevistado; “a los europeos una guerra en su territorio les desestabiliza una situación que ya es frágil por mil cosas”; en tanto que “Rusia no puede depender de China” para sostener en materia financiera un conflicto bélico de envergadura contra la OTAN; e “invadir con tanques en invierno, ya la conocemos esa historia”, tanto con la derrota de la Alemania nazi frente a la Unión Soviética como “antes de los tanques Napoleón ya la conoció esa historia” al invadir y ser derrotado por la Rusia zarista, recordó.

“Económicamente también le complica porque si se empiezan a cortar los suministros de gas hacia Europa, ahí están los ingresos” de dinero “para Ucrania, que cobra peaje” por el tránsito del fluido energético pero también “para Rusia, porque depende en buena parte su economía de la exportación de combustibles, es un pésimo negocio; él (Putin), en mi opinión, está en una situación defensiva, su movimiento de tropas era para poder negociar diplomáticamente; su objetivo tampoco es decir ´bueno, se va la OTAN de la Europa central´” por ser inviable para su correlación de fuerzas; “creo que su objetivo es conseguir un compromiso de neutralidad, diciendo ´bueno, Ucrania, está bien, quieren comprar caramelos en Europa o venderle lo que fuera, pero no entren en un tratado que les permitiría poner armas nucleares en la frontera con Rusia, eso no lo vamos a aceptar´; ahí está el tira y afloje”, graficó Harari el nudo del tema.

Después analizó el rol de China en el conflicto asumiendo un compromiso de defensa de la Federación Rusa por razones geoestratégicas que no le son propias sino forzadas por una trama geopolítica que la trasciende; “a China no le interesa este tipo de conflictos, ellos tienen una visión geoestratégica diferente, lo que quieren es hacer negocios con todo el mundo, extender sus redes de infraestructura para poder recibir la materias primas y la energía que necesitan, y después les importa un rábano lo que pase adentro de los países”; no obstante, el entrevistado valoró como algo “increíble que no se comente más” en Occidente el contenido de la declaración conjunta ruso-china acerca del conflicto “porque no tiene precedentes, (…) toca casi todos los puntos álgidos de la política internacional” y decisivamente “toma una posición polarizante; es decir, al final de todo eso vos decís ´bueno, tenemos de un lado al Occidente y del otro lado al Oriente´”; y esa declaración conjunta representa “un cambio de paradigma, es parte del reordenamiento del mundo, es un nuevo orden en el cual China acepta en cierto sentido que no le queda más remedio que posicionarse”, sintetizó.

FUENTE administrador.m24.com.uy Nada Que Perder de M24.

IMAGEN Revista Anfibia