«El Cachila» fue absuelto en la causa que investiga la muerte de Lola Chomnalez

«El Cachila» fue absuelto en la causa que investiga la muerte de Lola Chomnalez

«El magistrado entendió que no había elementos de convicción suficientes como para condenar a Angel Moreira Martínez», dijo su abogado.

Angel Moreira, apodado como “El Cachila ”, será liberado de la causa que investiga el crimen de la joven argentina Lola Chomnalez.

“El Cachila” fue el primer procesado en el caso en 2019 a pedido del entonces fiscal de Rocha, Jorge Vaz. En diciembre de ese mismo año un Tribunal de Apelaciones confirmó su procesamiento.

Según indicó el abogado de Moreira, Ignacio Morena, a Subrayado, “el magistrado (Juan Manuel Giménez Vera) entendió que no había elementos de convicción suficientes como para condenar a Ángel Moreira Martínez, teniendo en cuenta que el mismo no se encontraba en el balneario de Valizas, tal como circulaban los rumores por los medios de comunicación”.

La Justicia entendió que no había pruebas para que siguiera procesado por la causa. “El Cachila” había sido primero procesado por coautoría de homicidio pero luego cambió la tipificación a encubrimiento.

«Las declaraciones que circulaban de que aparentemente podía haber tenido contacto con la víctima, sus dichos, como lo sostuvo la jueza que en primera instancia lo procesó, resultaban inverosímiles. Corroborado con la realidad no resultaba creíble. Profundizando en ese aspecto surgía del expediente un oficio de la empresa ANTEL que el celular de Ángel Moreira había permanecido en la ciudad de Rivera y que no reportaba movimientos», explicó el abogado sobre la sentencia.

«La única prueba que sostiene que él estuvo en la ciudad de Rocha fueron sus propias declaraciones que en primera instancia dijo que no estaba involucrada, en una segunda instancia dijo que estuvo, y en una tercera instancia niega absolutamente todo», añadió.

Además, el abogado se refirió a la persona que dijo haber visto al hombre en el lugar de los hechos: «Previo al suceso del homicidio mi defendido tenía desavenencias con su mujer y con la amante de su mujer, la cual fue la que hizo las denuncias falsas que se desencadenó en el primer procesamiento de Ángel Moreira».

Por el crimen de la joven argentina de 15 años, ocurrido el 28 de diciembre de 2014 se encuentra procesado desde el 19 de mayo de este año el principal sospechoso. Se trata de David Sena, de 39 años y con antecedentes por lesiones personales en 2003 y violación en 2009.

La joven argentina de 15 años fue asesinada en Valizas el 28 de diciembre de 2014. Fue por el delito de homicidio muy especialmente agravado.

«El Cachila» habló tras ser liberado: «Drogado dije cualquier cosa que no debí decir»

Ángel Moreira afirmó que casi lo matan en la cárcel y que aún no resolvió si demandará al Estado. Dijo que nunca tuvieron pruebas en su contra.

Ángel Moreira, alias “El Cachila”, habló este lunes con Subrayado tras ser liberado, luego de que la Justicia dispusiera su absolución por el caso Lola Chomnalez.

Afirmó estar contento porque su abogado Ignacio Morena cumplió cuando le dijo que lo iba a sacar de la cárcel. Contó que en el sur la pasó mal, que casi lo mataron cuando lo “patotearon” entre siete reclusos en una celda.

“Y bueno, la fui llevando”, aseguró. “Pasé dos meses tirado en un calabozo, dormí en una bolsa negra de basura”, narró.

Con respecto al momento de su detención, dijo que había fumado pasta base. “Me llevaron drogado hasta las manos y dije cosas que no debí decir, por eso es que estuve preso”, dijo.

Al ser consultado sobre las contradicciones de su testimonio sobre el caso Lola, “El Cachila” afirmó: “drogado dije cualquier cosa que no debí decir, porque nunca tuvieron pruebas contra mí, porque la Policía cayó en mi casa a las 7 de la mañana, la madre de mis hijos llevó mis chiquilines a la escuela y me llevaron preso”.

Moreira asegura que no conoció a adolescente argentina asesinada a fines de diciembre de 2014 en una playa de Valizas, en Rocha.

Contó que tuvo tuberculosis y estuvo una semana con suero, además de problemas renales. Reclamó de la calidad de la alimentación en las cárceles. “La comida está mal, está horrible, no hay quien coma, peor que la comida para perros”, afirmó.

Dijo que tras ser liberado quiere ir a ver a sus hijos, que hace 3 años y dos meses que no los ve, y que solo habló por teléfono con ellos.

Con respecto a una posible demanda al Estado por el tiempo que estuvo en prisión, dijo que dependerá de lo que resuelva su abogado, pero aún no han conversado sobre el tema.

Confía en que si vuelve a trabajar a la esquina del centro de Rivera, la gente que lo conoce desde chico y que lo vio crecer le dé una mano.

“Comer algo como la gente, tengo que comer, y mañana será otro día”, afirmó sobre la primera cosa que hará este lunes tras salir de la cárcel.

¿Por qué la Justicia absolvió a «El Cachila»? Las razones del juez en el caso Lola Chomnalez

Pericias telefónicas lo ubican en Rivera y varios testigos no lo reconocieron en el lugar del hecho, indica la sentencia, entre otras razones.

Este lunes fue absuelto Ángel Moreira Martínez, conocido como “El Cachila ”, del delito de encubrimiento por el que era investigado en el caso de la muerte de Lola Chomnalez. En la sentencia a la que accedió Subrayado, el juez Juan Manuel Giménez Vera argumenta varios puntos que no permiten ubicar a “El Cachila” en la escena del crimen. Entre estas, pericias telefónicas lo ubican en Rivera y no en Rocha.

“ANTEL no reportó movimientos en el Departamento de Rocha del celular que Moreira Martínez utilizaba en esa época, entre los días 26/12/2014 al 31/12/2014, y si estuvo presente en el similar de Rivera”, indica la sentencia.

Otro punto desarrollado son las inconsistencias en las declaraciones, que resultaron contradictorias en varios puntos, cambiando su descripción sobre la vestimenta y la mochila de Lola.

«La sola voz de Moreira Martínez, relatando hechos poco creíbles por un lado, y contradictorios con respecto a las pruebas que se han acumulado, demuelen cualquier estructura seria que pretenda responsabilizar con certeza jurídica a una persona de la comisión de un delito. Prestarle oído, sería juzgar con la ley del encaje, al decir de Cervantes», afirma el juez Giménez.

La sentencia también apunta contra el uso que se hizo del análisis semiológico para valorar la gestualidad del indagado a la hora de declarar: “Quien valora si un testigo o un indagado miente o dice la verdad es el juez, pues así lo ha establecido el legislador, sin que se le permita delegar tal función, que no es otra que la propia jurisdicción. La declaración de un indagado sujeta a una valoración de su gestualidad corporal, resulta nula absolutamente”.

Agrega que los dictámenes médicos debieron ser contrastados con otros medios probatorios. “En solitario, los dictámenes periciales y el informe introducido por un profesional a requerimiento de la familia de la víctima, permiten esbozar trazos de lo ocurrido, pero no logran el cuadro completo, sin la yuxtaposición del resto de las probanzas”, indica.

En relación al material genético presente en la escena, que se comprobó que pertenecía a David Sena, Moreira Martínez “no resulta presente en la escena del hecho”. Tampoco los testigos que declararon lo mencionan.

Y, cuando lo hacen, aclara la sentencia según un único caso, “indica que no lo conoce, que lo vio por televisión al difundirse su imagen o que lo que narra es producto del relato de terceros, de quienes no quiso aportar datos para su ubicación”.

Además, contrario a lo que se habría informado primeramente, el hombre no tenía antecedentes penales. Este dato surgió de las propias declaraciones del indagado, en las que dijo “haber estado sujeto a proceso penal tres años antes”. Esto fue incluido en la demanda acusatoria como delito de “lesiones personales” que habría ocurrido en 2011, en Rivera. “Ambas afirmaciones, la del propio hasta ahora prevenido y la de la acusadora pública, no se ajustan con la constancia que emerge de la planilla del Registro Nacional de Antecedentes Judiciales, que nos noticia que jamás fue sometido a proceso penal, por lo que, a los efectos de la presente decisión reviste la condición de primario absoluto”, indica la sentencia.

Otro punto considerado fue que la hermana de Angel Moreira Martínez declaró sin ser advertida de su derecho a abstenerse a testimoniar en un caso contra su hermano. “Lo así declarado adolece de nulidad insanable”, afirma el magistrado.

Sobre el delito de encubrimiento, el magistrado añade: “La indagatoria tanto en sede de presumario como del sumario, fueron centralizadas hacia la determinación de los partícipes directos del delito principal, no existiendo probanza alguna que permita concluir con la certeza jurídica constitucionalmente necesaria, que Moreira Martínez desplegó una conducta que permitió al autor de aquel, apartarse de la persecución penal o eludir el castigo.”

Fuente y foto Subrayado